MENÚ
CAMBIOCLIMATIC.COM🌍

¿QUÉ ES LA BÓVEDA DEL FIN DEL MUNDO?

Se trata de un búnker subterráneo administrado por una ONG internacional y almacena un gran tesoro para la humanidad. De qué se trata.

Conocida también como “la bóveda de seguridad del día del juicio” (final), existe un lugar muy remoto en el mundo que almacena un gran tesoro para la humanidad y esta semana volvió a abrir sus puertas.

Se trata de la “bóveda del fin del mundo” y se encuentra en la localidad de Svalbard, en Noruega, específicamente en el océano Glacial Ártico, al norte del continente europeo, cerca de Longyearbyen, la última ciudad al norte del globo terráqueo.

 

 

Bolsas caca perro biodegradables

Bolsas caca perro biodegradables

 

👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇

Comprar en Aliexpress

 

 

 

¿QUÉ ALMACENA Y PORQUE ES IMPORTANTE?

Semillas. Se trata del banco de semillas más grande del mundo y el ADN del planeta está registrado en esa bóveda: guarda más de un millón de muestras de semillas en uno de los lugares más inhóspitos, donde las temperaturas en verano no superan los cinco grados.

La bóveda recibió el lunes, 22.000 nuevas muestras, provenientes de distintos países, según informó el gobierno noruego.

Tiene como fin conservar la biodiversidad agrícola del planeta. Los científicos almacenan allí semillas congeladas de los cultivos más importantes del mundo con el objetivo de proteger este material genético de posibles desastres naturales, guerras y otras catástrofes. Como así también, las colecciones sirven a los agricultores y científicos para mejorar genéticamente las plantas y desarrollar nuevas variedades.

 

 

Interior del banco de semillas

Interior del banco de semillas

 

 

 

¿PORQUÉ ESTA EN PELIGRO?

La bóveda del fin del mundo se inunda. Al cabo de casi una década de su inauguración, en el 2008, el cambio climático ha llamado a sin embargo a las puerta de la gran despensa congelada de la humanidad. Con temperaturas de 7 grados por encima de lo habitual, en el invierno más cálido jamás registrado en el Ártico, la descongelación de la capa de permafrost ha causado graves inundaciones en el túnel de entrada a la bóveda.

Las más de 4,5 millones de variedades de semillas no se han visto de momento afectadas, pero el Gobierno noruego ha tenido que instalar urgentemente un sistema de bombeo, ha empezado las obras para impermeabilizar urgentemente el túnel de 100 metros y está cavando zanjas en las laderas de la montaña para canalizar el agua.

No figuraba en nuestros planes que el permafrost (la capa del suelo permanentemente helada) se derritiese como consecuencia del clima extremo que hemos estado experimentando”, reconoce a The Guardian Hege Njaa Aschim, portavoz del Gobierno noruego, que gestiona y supervisa el Banco Global de Semillas.

 

 

CEPILLOS DE BAMBÚ

Cepillos de bambú

 

👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇

 

Comprar en Aliexpress

 

 

 

“El agua se acumuló a la entrada del túnel, y cuando volvió a bajar la temperatura, aquello parecía la boca de una glaciar”, reconoce la funcionaria noruega. “Afortunadamente, el agua no llegó a alcanzar la bóveda y las semillas siguen seguras por el momento, almacenadas a la temperatura requerida de 18 grados bajo cero”.

La inundación repentina ha puesto sin embargo en entredicho la capacidad de la ‘Bóveda del Fin del Mundo’ para resistir desastres naturales o catástrofes causadas por el hombre. “Estaba diseñada para poder resistir incluso por sí misma y sin supervisión humana”, admite Aschim. “Ahora tenemos que tenerla bajo vigilancia las 24 horas y estudiar medidas para minimizar los riesgos”.

“La cuestión es si esto va seguir sucediendo o si incluso se va a agravar”, advierte Ketil Isaksen, del Instituto Meteorológico de Oslo, en declaraciones al diario Dagbladet. “El Ártico y especialmente Svalbard se están calentando más rápido que el resto del mundo. El clima está cambiando dramáticamente y todos estamos sorprendidos”.

Ashmund Asdal, del Nordic Genetic Resource Center, del que depende directamente la gestión del Banco Global de Semillas en la isla de Spitsbergen, recalca el valor simbólico de lo que está sucediendo: “Se supone que esto era el Arca del Siglo XXI, y que iba a durar una eternidad”…

 

 

Estructura de la bóveda

Estructura de la bóveda

 

 

¿Por qué importa un poco de agua?

El lugar para colocar la Bóveda fue seleccionado por ser el candidato perfecto en varios rubros: es una zona sin peligro de terremotos o erupciones volcánicas y su ubicación no la pone en peligro ante el aumento del nivel del mar.

“Ellos hicieron estimaciones del clima, de que no hubiera riesgo de terremotos, del nivel del mar… Ese es uno de los lugares más seguros para conservar las semillas naturalmente, porque ahí la temperatura está a -20 grados”, explica William Solano, especialista en recursos fitogenéticos del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE).

En el peor de los casos –si los humanos no pueden regresar a la Bóveda y se corta la electricidad– la capa de suelo congelado bajo la cual está enterrada la bóveda funcionaría como un “congelador natural” para las semillas.

Sin embargo, en el otoño del 2016 (el año más caliente del cual se tiene registro), las altas temperaturas hicieron que esta capa de suelo congelado –conocido como permafrost– no se asentara como debía y provocara filtraciones en la entrada del túnel que obligaron a los administradores de la Bóveda a tomar medidas.

 

 

Semillas en la bóveda

Semillas en la bóveda

 

 

La ironía del clima.

Que sea el cambio climático el que tenga en peligro a la Bóveda es una de las ironías más amargas, dado que fue construida justamente para lidiar con las consecuencias para la agricultura del aumento de temperatura.

“No sé exactamente por qué ocurrió, pero un día caí en cuenta que la agricultura enfrentaría un desafío gigantesco con el cambio climático y que la agricultura no estaba lista”, dice la voz de Cary Fowler, uno de los primeros impulsores de la Bóveda, en el trailer que promociona el documental Seeds of Time, que narra cómo fue creada la Bóveda.

¿Qué tiene que ver guardar semillas con cambio climático? Hay varios puntos de encuentro. El más obvio es proteger lo que tenemos ahora, en caso que pase algo drástico con el clima de algunas regiones.

“El objetivo nuestro es la conservación de la diversidad agrícola de Mesoamérica”, dice Solano sobre la colección del CATIE.

Pero tanto o más importante que solo proteger los cultivos que ahora usamos, colecciones como la del CATIE, el CIAT y la propia Bóveda Global de Semillas permiten que esa diversidad genética pueda además utilizarse para mejorar nuestra comida.

Compartir

TIENDA ECOLÓGICA