A product could not be loaded.
A product could not be loaded.
A product could not be loaded.

Oscar Ibáñez:

 

El mar sin residuos

El mar sin residuos

 

La crisis del coronavirus está cambiando muchas cosas de nuestra vida cotidiana.

El parón de las actividades económicas debido al confinamiento por el coronavirus (como hemos hablado en otro artículo) ha disminuido la contaminación atmosférica, pero se ha producido un aumento en la contaminación de sólidos y plásticos de usar y tirar a causa del coronavirus.

Y probablemente irá en aumento a medida que avance el desconfinamiento de los ciudadanos.

 

Los nuevos residuos del coronavirus

Las mascarillas y guantes que usamos ahora para protegernos del coronavirus, provocan un nuevo tipo de contaminación.

Además de las mascarillas y los guantes, otros EPI también hechos de material plástico son los guantes, las batas impermeables, las gafas y viseras y las pantallas protectoras faciales.

No es raro encontrarse este tipo de residuos tirados por las calles.

 

Mascarillas y guantes en la calle

Mascarillas y guantes en la calle

 

 

 

 

Comprar en Amazon

 

 

 

 

 

 

 

En las últimas semanas, muchos operarios de limpieza y vecinos han advertido en las redes sociales que están encontrando guantes y mascarillas usados tirados por la calle. Estos residuos tirados en cunetas, carreteras o justo al lado de los contenedores demuestran que el ser humano, en muchas ocasiones, no es consciente del riesgo que genera.

Estos, no solo son un foco de contagio, sino que además pueden acabar en la naturaleza, en las vías fluviales y océanos, donde pueden permanecer cientos de años.

Dos meses de confinamiento han bastado para que las mascarillas ya floten en los océanos, agravando el riesgo para la vida marina.

Se han descubierto en playas de diversas pequeñas islas deshabitadas, miles de mascarillas usadas, con todo probabilidad utilizadas en los últimos meses por la población y personal sanitario como protección contra el nuevo coronavirus Covid-19.

 

Desechos en el mar

Desechos en el mar

 

La situación solo podría empeorar ahora que varios países revirtieron o relajaron sus prohibiciones y regulaciones sobre bolsas y plásticos de un solo uso ante el temor de contagios.

 

 

Comprar en Amazon

 

 

 

 

 

 

 

Nuevos usos del plástico

Ahora que nos enfrentamos a las diferentes fases de desconfinamiento, los diversos espacios públicos se están preparando para evitar el contacto entre personas y mantener las distancias de seguridad.

Se está incrementando el uso de mamparas protectoras que actúan como barrera física y aumentan la seguridad de clientes y trabajadores.

Y se ha diseñado unos cubículos para poder mantener las distancias de seguridad en las playas.

Tanto las mamparas como los cubículos son un material plástico transparente, irrompible, flexible y resistente.

Las mamparas y cubículos tienen una vida útil de unos 10 años. Pero la realidad es que, una vez superada la crisis sanitaria, todo este material será retirado y nos encontraremos con una gran cantidad de residuo plástico.

 

Mamparas coronavirus: otra forma de contaminar

Mamparas coronavirus: otra forma de contaminar

 

 

 

 

 

Comprar en Amazon

 

 


 

 

 

 

 

La sociedad estaba plenamente concienciada de los problemas de sostenibilidad de los plásticos. Sin embargo, la necesidad de contener la propagación del virus ha causado el resurgimiento del plástico como un material indispensable.

 

 

Solución: reciclado

Es necesario separar tanto las mascarillas como los guantes del resto de la basura:

  1. Meter las mascarillas y guantes en una bolsa de plástico.
  2. Introducirla en la bolsa de basura, no se tira ni al váter ni al suelo.
  3. Se depositará ‘exclusivamente’ en el contenedor gris.
  4. Está terminantemente prohibido depositarlos en los contenedores de recogida (orgánica, envases, papel, vidrio o textil).

El desarrollo de materiales alternativos a los plásticos más biodegradables y más reciclables, así como el avance en el diseño de nuevos aditivos químicos que sean menos contaminantes.

Lo correcto es utilizar mascarillas reutilizables.

 

Conclusión

Se trata (la mayor parte de ellos) de materiales no degradables y, por tanto, altamente contaminables, por lo que aumenta la preocupación por su impacto ambiental. De ahí, la importancia de depositarlos en las papeleras de la calle o en el contenedor gris de residuos.

El reciclaje debería ser uno de los hábitos a tener en cuenta ahora que tenemos tiempo y, además, el planeta lo necesita más que nunca.

 

 

Anímate y déjanos tu comentario. Gracias!!!

 

CORONAVIRUS: OTRA FORMA DE CONTAMINAR

CORONAVIRUS: OTRA FORMA DE CONTAMINAR

Compartir

error: ¡El contenido está protegido!