Oscar Ibáñez:

 

Corriente del golfo

Corriente del golfo

 

 

 

 

 

 

La corriente del golfo Europea

Es una corriente cálida al Norte del Océano Atlántico que se extiende desde la Florida hasta el Noroeste de Europa.

Al llegar a su destino, esa agua calienta las masas de aire situadas encima, que luego se desplazan hacia el interior del continente y provocan que, en Europa, el invierno resulte más benigno que en el nordeste de EE.UU.

Las aguas calientes que salen desde el Golfo de México recorren las superficie oceánica hacia el norte. En ese ascenso, el agua está cada vez más fría y salada, aumentando su densidad. A una determinada altura, el agua está tan gélida y salada que cae hacia el fondo. Esa zona del Atlántico norte se conoce como formación de aguas profundas.

Este mecanismo lleva siglos funcionando gracias a un delicado equilibrio entre temperatura y salinidad, que ahora está siendo alterado.

La corriente del Golfo tiene una gran importancia climática debido a sus efectos moderadores en el clima de la Europa occidental.

Es la responsable de que Europa occidental tenga un clima mucho más benigno que cualquier otra zona del planeta en latitudes similares.

La corriente marina podría debilitarse 

El motivo es que el deshielo en el Ártico interrumpiría el paso de este gran río oceánico.

El deshielo de los glaciares del Ártico arroja agua dulce al océano y ese aporte adicional altera la dinámica de la corriente del Golfo. Su densidad se reduce y el agua ya no desciende hacia el fondo con tanta facilidad.

Dicha corriente marina es la responsable de que buena parte del Oeste de Europa tenga un clima más templado que el de Norteamérica.

El aumento de la escorrentía del agua del deshielo de Groenlandia debido al cambio climático, al igual que las precipitaciones sobre el océano, podrían ralentizar o incluso revertir la corriente del Atlántico Norte, bloqueando el transporte de calor a Europa.

Según los científicos, las posibilidades de que esto ocurra en los próximos 100 años son del 15%. Esta interrupción podría causar períodos fríos en el Atlántico Norte.

Factores responsables de dicho cambio

  • El deshielo de Groenlandia.

 

Deshielo del Ártico

Deshielo del Ártico

 

 

 

Comprar en Amazon

 

 

 

 

  • Las precipitaciones más intensas en esa parte del Atlántico Norte.

Viéndose alterada su salinidad y densidad.

Esto podría cambiar la ruta del cambio climático en Europa, hacia más frío.

Efectos que produciría en el clima

Los efectos en el clima serían notables y negativos en el hemisferio boreal.

  • En Estados Unidos podría subir el nivel del mar en la costa este drásticamente.
  • Si el Ártico se calientaEuropa se enfría, pues al llegar mucha agua fría y menos salina al Atlántico se corta el flujo de agua templada a Europa que nos llega desde Centroamérica.

 

Europa se enfría

Europa se enfría

 

 

Comprar en Amazon

 

 


 

 

Esto provocaría un descenso térmico a nivel global en el Oeste de Europa y las temperaturas serían similares a las de Norteamérica a la misma latitud.

 

Conclusión

Un estudio realizado por diversas Universidades, considera que, más que refrigerar a Europa, una desaceleración, significaría que el continente seguiría calentándose, pero más lentamente que las demás partes del mundo.

Como las corrientes oceánicas redistribuyen el calor, el calentamiento lento para Europa significa un calentamiento más acelerado en otro lugar.

Es decir, los países en desarrollo serán menos confiables para hacer frente a la subida del nivel del mar, por ejemplo, y se calentarán más rápido que otras partes más desarrolladas del mundo.

 

 

Comprar en Amazon

 


 

 

Anímate y déjanos tu comentario. Gracias!!!

Compartir