Cuenta Atrás Para Combatir El Cambio Climático

Oscar Ibáñez:

Una planta de carbón en el distrito de Datong Shanxi. Julio-agosto de 2013 fue el periodo más caluroso en la zona central y oriental de China desde 1951.

El cielo de Pekín puede ser azul. Eso es lo que acaban de descubrir los habitantes de la capital china. Y todo gracias al decidido plan que emprendieron las autoridades locales a principios de noviembre para recibir en el mejor de los ambientes posibles a Putin, Obama, Bachelet y demás líderes de la cumbre Asia Pacífico (APEC, según rezan sus siglas en inglés). Se restringió el tráfico de coches privados, el 70 % de los vehículos públicos dejaron de circular, se frenaron las obras, se paró la producción de las fábricas más contaminantes que rodean la ciudad. ¿Resultado? Desaparición de esa niebla eterna que flota sobre las cabezas de los pekineses y aparición de un cielo límpido que ya ha recibido un nombre: APEC blue.

El tiempo se agota

Se fueron los líderes, el foro de cooperación económico se cerró con un acuerdo entre Estados Unidos y China —calificado de histórico, por unos; de escaso, por otros, al no ser vinculante— para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, y volvió la polución, sí. Pero los pekineses ya no son los mismos de antes: han descubierto que conseguir un cielo azul es solo cuestión de voluntad. Cuestión de adoptar medidas firmes. De no quedarse en gestos para la galería.

El calentamiento global acorta el tiempo para la destrucción de la humanidad

La escalada de la temperatura de la Tierra es imparable y no da tregua, precipitando el deshielo y la subida de los océanos. También aumenta el riesgo de que el CO2 y el metano almacenados en los fondos marinos y en el permafrost suban a la atmósfera y den el golpe de gracia al calentamiento global, convertido en la principal amenaza para la supervivencia de nuestra especie en el horizonte de 2020, según el Pentágono.

El calentamiento en el sistema climático de la Tierra es inequívoco, va a perdurar más allá del año 2100 y es irreversible durante siglos o milenios, a no ser que se produzca una abundante remoción neta de CO2 de la atmósfera durante un período de tiempo prolongado, advierte el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).

Desde la década de 1950, la atmósfera y el océano se han calentado, los volúmenes de nieve y hielo han disminuido y el nivel del mar se ha elevado. La influencia humana en el sistema climático es evidente y está relacionada con las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero, que son las más altas de la historia.

A dos años del despegue del Acuerdo de París sobre el cambio climático

El acuerdo de París, también conocido como la COP 21, ha cumplido dos años y ya queda cada vez menos para que sea aplicable. El documento de cooperación internacional firmado por 195 países el 12 de diciembre de 2015, dentro de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) será puesto en marcha concretamente en el 2020, cuando finalice la vigencia del Protocolo de Kioto.

En noviembre de este año pasado, en la cumbre de Bonn (COP23), los datos no podían ser peores dado que las emisiones de gases que causan el cambio climático siguen fuera de control tras 23 conferencias climáticas. Durante el evento, Alemania y Francia tomaban las riendas frente al retroceso de los Estados Unidos protagonizado por Trump, que no asistió a dicha conferencia. Todos los ojos están puestos en el 2018 y en la próxima reunión decisiva que tendrá lugar en Polonia, donde se deberán actualizar los compromisos de todos los países para poder cumplir con los propósitos del Acuerdo de París.

De cara a la reunión en Polonia, se tienen en cuenta los tres objetivos marcados en París para la reducción de las emisiones de gases que producen el efecto invernadero: el primero, que el aumento de la temperatura media mundial no supere más de 2 °C los niveles preindustriales, intentando limitarlo a 1,5 °C.

Emisiones contaminantes de combustibles fósiles

Emisiones contaminantes de combustibles fósiles

Oscar Ibañez

Muy buenas a tod@as!! Mi nombre es Oscar y lo que pretendo desde este pequeño rincón, es concienciar a la gente para tener un mundo mejor. Muchas gracias a tod@s por seguirme en mi pequeño rincón de Internet. Y recordad: hay que tener un poco de conciencia ecológica!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 INFORMACIÓN BÁSICA DE PROTECCIÓN DE DATOS:

 

 

 

 

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: