Cuidar Nuestro Planeta: Las Energías Renovables

Compartir

Oscar Ibañez:

Área de energía y cambio climático de Greenpeace

 

Las cumbres de cambio climático, como la que estos días tiene lugar enBonn, son propicias para muchas novedades: mientras los representantes de los gobiernos negocian cómo aplicar el Acuerdo de París, organizaciones sociales, científicas o empresariales aprovechan para presentar sus últimos estudios y propuestas.

central térmica

El más reciente que hemos conocido alerta de cómo las emisiones de CO2, causantes del cambio climático, han vuelto a repuntar, tras varios años estancadas. Esperemos que no se trate de un cambio de tendencia, pero tras vivir en 2016 el año más caluroso jamás registrado, viendo que 2017 lleva el mismo camino (lo que va de año es ya el más cálido de los registrados sin el fenómeno del Niño activo) y con las concentraciones de CO2 en su nivel más alto en 800.000 años, sobran los motivos para reducir las emisiones con urgencia.

Y eso es lo que implica el anuncio de Iberdrola de solicitar el cierre de sus dos últimas centrales térmicas de carbón, ambas situadas en el norte de España. Estas centrales emiten más de 2 millones de toneladas de CO2 al año. Así que cerrar estas centrales cuanto antes es lo mejor que se puede hacer.

Con este paso, Iberdrola reduce su impacto en el cambio climático y en la salud ciudadana, con una decisión que marca el camino para las demás eléctricas y para el gobierno.

El plan incluye el compromiso de mantenimiento del empleo, al recolocar al 100% de la plantilla en labores de desmantelamiento y cierre, algo fundamental para la necesaria transición justa del carbón a la energía sostenible. Sería inadmisible que, tras décadas de explotar un monocultivo energético en una comarca, la empresa se marchase dejando abandonadas a las personas que han trabajado y vivido de esa actividad.

La decisión de cerrar el carbón viene tras muchos años de crítica por parte de Greenpeacey muchas organizaciones sociales, que denunciaban la falsa imagen verde tras la que Iberdrola ha estado haciendo negocio a costa del medio ambiente. Fue gracias a la presión pública y al diálogo como se consiguió que la compañía decidiese cerrar la central térmica de carbón de Pasajes (Guipúzcoa) o que asumiera que había que cerrar la controvertida nuclear de Garoña.

De manera que la primera conclusión de este caso es que, aunque cueste años de esfuerzo, protestar, dialogar y demostrar con datos que se tiene razón, merece la pena.

Ahora la pelota está en el tejado del gobierno español y de las demás eléctricas. El gobierno debería tomar buena nota y aprovechar la prometida ley de cambio climático y transición energética, así como el plan integrado de energía y clima al que obliga la normativa europea, para planificar un cierre ordenado de las energías más sucias, peligrosas y conflictivas, de manera que en 2025 no haya centrales de carbón ni nucleares en funcionamiento en nuestro país.

Sin embargo, el Gobierno español está tomando una posición más fósil que los dinosaurios, y pretende impedir por decreto cualquier cierre de centrales, mientras pelea en Europa para que se les den más subvenciones, al tiempo que mantiene el impuesto al sol que penaliza el autoconsumo con energía solar.

No es admisible que España sea el único país de Europa occidental que ni se ha planteado el abandono del carbón. 2025 es la fecha en la que lo harán Austria, Reino Unido e Italia, precedidas en años anteriores de Francia y Bélgica, a los que se sumarán hasta 2030 Finlandia, Holanda, Portugal y Grecia, por citar sólo ejemplos de países europeos.

¿Qué harán las eléctricas españolas? Si no quieren perder el tren del futuro, tanto Endesa como Gas Natural Fenosa, EDP y Viesgo deberían también tomar la decisión de cerrar sus térmicas de carbón. Puede que entonces el gobierno se dé cuenta de que es hora de unirse a la imparable transición energética europea y mundial.

Y en lo que respecta a Iberdrola, si quiere ser una empresa líder en energía verde, debe dar el siguiente paso: solicitar el cierre de sus centrales nucleares, invertir en generación renovable para sustituir esa energía sin recurrir a la quema de más gas, y posicionarse a favor de los derechos ciudadanos a participar sin restricciones en el sistema energético, incluyendo el autoconsumo.

Seguiremos empujando hasta conseguirlo.

 

#Cuidar Nuestro Planeta: Las Energías Renovables# Clic para tuitear
Compartir

Oscar Ibañez

Muy buenas a tod@as!! Mi nombre es Oscar y lo que pretendo desde este pequeño rincón, es concienciar a la gente para tener un mundo mejor.Muchas gracias a tod@s por seguirme en mi pequeño rincón de Internet. Y recordad: hay que tener un poco de conciencia ecológica!!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: