TIENDA ECOLÓGICA
MENÚ
CAMBIOCLIMATIC.COM

 

¿Es o no es, demasiado tarde para combatir el cambio climático?

 

La respuesta corta es: no. Dos investigadores publican un modelo simplificado que asegura que deberíamos haber recortado emisiones hace más de 40 años para evitar subir 3ºC más la temperatura media global. Expertos internacional creen que puede ser exagerado y que, desde luego, tenemos tiempo, pero poco, para frenar el calentamiento de la Tierra.

Los veranos en el Ártico cada vez tienen menos hielo y temperaturas más altas. Los grandes arrecifes de coral se blanquean a marchas forzadas. Es decir, se cuecen y se mueren en mares cada vez más calientes. La subida del nivel del mar es un problema real en muchas islas y zonas costeras. ¿Signos del cambio climático? Sin lugar a dudas. Pero quizá todavía tengamos una oportunidad para evitar las peores consecuencias.

 

Según un informe, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States (PNAS) existen formas de acelerar los esfuerzos para descarbonizar el planeta, en este sentido, construir un modelo de negocios para la energía sostenible podría impulsar la transición.

 

La ciencia no tiene una bola de cristal para ver el futuro climático. Pero sí algo parecido: modelos matemáticos. Con los parámetros adecuados, los ordenadores ofrecen distintos posibles futuros y probabilidades.

Los veteranos expertos en sistemas y ambientalistas Jorgen Randers (Noruega) y Ulrich Goluke (Suiza) han dado una vuelta el sistema que modela los futuros climáticos. El llamado sistema ESCIMO, que delinea el clima global entre los años 1850 y 2500 según cuánto gas de efecto invernadero produce la actividad humana. En concreto, es lo que llaman un «modelo de baja complejidad».

El último informe del IPCC (siglas en inglés de Panel Intergubernamental del Cambio Climático) es demoledor. Está apoyado por más de 6.000 referencias científicas. Viene a decir que ya no nos queda casi tiempo, que para frenar el calentamiento global hay que actuar ya. Según este informe, la línea entre que las temperaturas globales aumenten 1,5°C o 2°C marca también la barrera entre la supervivencia o no de buena parte de los ecosistemas y especies del planeta. Si dejamos que supere ese límite, las consecuencias son impredecibles.

 

 

Coral y calentamiento

Coral y calentamiento

 

 

 

Cepillo de limpieza ecológico

Cepillo de limpieza ecológico

 

👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇

Comprar en Aliexpress

 

 

 

 

 

Que es el IPCC

Primero, hay que identificar a la fuente. El IPCC es poco sospechoso de ser una organización con un interés lucrativo en frenar las emisiones de gases de efecto invernadero. Tampoco lo forman un grupo de ecologistas con tendencias alarmistas. Ni siquiera llevan a cabo su propia investigación, lo que siempre podía hacernos pensar que se han equivocado. No.

El IPCC es un organismo creado bajo el paraguas de las Naciones Unidas. Depende de la Organización Meteorológica Mundial (WMO) y del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP). Básicamente, se encarga de recoger toda la información científica y técnica disponible sobre el cambio climático, evaluarla y emitir informes. Para ello cuenta con un grupo de varios cientos de científicos que, de forma voluntaria y sin recibir pagos a cambio, revisa las publicaciones.

 

La diferencia entre 1.5ºC y 2ºC 

“Uno de los mensajes clave que se desprende de este informe es que ya estamos viendo las consecuencias del calentamiento global a 1°C en un clima más extremo, el aumento del nivel del mar y la disminución del hielo marino en el Ártico”, aseguró, en el momento de la presentación del informe, Panmao Zhai, copresidente del Grupo de trabajo I del IPCC. “Cada subida de temperatura es importante, porque el calentamiento superior a los 1,5°C aumenta el riesgo de cambios irreversibles o de larga duración”, añadió Hans-Otto Pörtner, copresidente del mismo grupo.

Estas son algunas de las diferencias, según el informe, de no frenar el ascenso de las temperaturas en 1,5°C:

  • Sequías más prolongadas y aumento de los episodios de calor extremos.
  • Precipitaciones puntuales más elevadas y ciclones más violentos.
  • 10 centímetros más de ascenso del nivel del mar si se alcanza la subida de 2°C (aun con 1,5°C podría llegar a los 80 centímetros).
  • Inundaciones constantes e intrusión de agua salada en los acuíferos de la mayoría de zonas costeras y, sobre todo, las islas.
  • Alto impacto en la biodiversidad y en los ecosistemas, sobre todo, en los terrestres dependientes de un agua dulce que ya es escasa. El porcentaje de pérdida de especies podría triplicarse en algunas familias si se sube ese medio grado extra.
  • Los episodios de deshielo total del Ártico se acelerarían. De una vez cada siglo (algo que, asumen, veremos tarde o temprano) a una vez cada década.
  • Los arrecifes de coral, el ecosistema marino más rico y diverso, desaparecerán casi por completo. La subida de 1,5°C pronostica ya la desaparición de entre el 70% y el 90% de los arrecifes actuales. Los 2°C acabarían con el 99%.
  • Reducción del alimento disponible (sobre todo, de cereales) para los humanos y aumento de la pobreza en las zonas donde más impacte el ascenso de las temperaturas. Frenar el calentamiento descontrolado dejaría a los gobiernos margen para actuar y minimizar estas consecuencias.

 

 

 

Termómetro y cambio climático

Termómetro y cambio climático

 

 

Paño de cocina reutilizable

Paño de cocina reutilizable

 

👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇

Comprar en Aliexpress

 

 

 

Los puntos de no retorno en los hielos

«En ESCIMO observamos el derretimiento (presente y futuro) autosostenido del permafrost durante cientos de años, incluso si la sociedad global detiene todas las emisiones de gases de efecto invernadero de origen humano de inmediato», dicen los noruegos.

Es decir, quizás hemos infravalorado el papel del deshielo ártico y antártico y, en particular, el de Groenlandia para que las temperaturas sigan subiendo y, con ellas, el nivel de los mares.

En concreto, destacan tres consecuencias del calentamiento en tres procesos físicos:

  1. Disminución de la cantidad de radiación solar que refleja (rebota al espacio) el hielo blanco.
  2. Aumento del vapor de agua en la atmósfera.
  3. Menor capacidad de océanos y bosques para absorber CO2 y metano.

La combinación de estos procesos retroalimenta el calentamiento global. Es decir, hacen, por sí solos, que vayan a más ellos mismos. «La fusión (derretimiento del hielo) autosostenida es un proceso físico determinado causalmente y que evoluciona con el tiempo», dicen.

El físico José Luis García explica desde Greenpeace que varios estudios apuntan a fenómenos de retroalimentación. Frenar el calentamiento global es como parar un camión sin frenos. Aunque en motor se pare, seguirá avanzando un tiempo por inercia. «Por eso hay que recortar emisiones cuanto antes. No podemos relajarnos cuando decimos que hay que reducir a la mitad la emisión de CO2 para 2030. No podemos hacer la lectura de que tenemos hasta 2030«, ejemplifica.

En este sentido, Phillip Williamson, profesor honorario de la Universidad de West Anglia (Reino Unido) cree que «este estudio proporciona evidencia de lo que no queremos escuchar: que el calentamiento global puede haberse visto ya autorreforzado y que, por lo tanto, hemos pasado el punto de no retorno para detener el cambio climático a largo plazo».

En declaraciones recogidas por el Science Media Centre británico, Williamson recalca que «sus hallazgos no deben malinterpretarse diciendo que estamos condenados, sin nada que se pueda hacer».

y ¿ES TARDE PARA FRENAR EL CAMBIO CLIMÁTICO?, ¿ES TARDE PARA FRENAR EL CAMBIO CLIMÁTICO?

 la ¿ES TARDE PARA FRENAR EL CAMBIO CLIMÁTICO?,  ¿ES TARDE PARA FRENAR EL CAMBIO CLIMÁTICO? 

¿No se puede hacer nada?

El informe asume que las consecuencias del ascenso de 1°C ya están aquí. Y que frenar el ascenso hasta 1,5°C es imposible. Aun así, aseguran, hay un escaso margen para frenar la subida de la temperatura media global en 2°C. “Limitar el calentamiento a 1.5°C es posible según las leyes de química y física, pero hacerlo requeriría actuaciones sin precedentes”, señaló Jim Skea, copresidente del Grupo de trabajo III del IPCC.

Para ello, habría que llevar a cabo transiciones rápidas y de alcance mundial en nuestros modelos energético, industrial, agrícola y de transporte. Las emisiones de gases de efecto invernadero de origen humano tendrían que lograr reducirse un 45% antes de 2030 y por completo antes de 2050. Si no lo hacemos, concluye el informe, la única carta que nos queda es desarrollar tecnologías eficaces para eliminar el CO2 de la atmósfera. Algo lejano a día de hoy.

 

Anímate y déjanos tu comentario. Gracias!!!

 

 

Compartir