Oscar Ibáñez:

 

CAMBIO CLIMÁTICO EN LOS PIRINEOS

Porque la nieve dejará de existir??

Factores:

  • Temperaturas máximas que pueden aumentar de 2 a 4 grados centígrados.
  • El número de días con heladas en los Pirineos ha disminuido.
  • Un manto nivoso reducido a la mitad a 1.800 metros de altitud: el número de días con insuficiente nieve ha pasado del 5% al 70% en las estaciones de las cotas bajas, y del 4 a 20% en las estaciones de la cotas medias.

 

Pirineos sin nieve

Pirineos sin nieve

 

 

 

Comprar en Amazon

 

 

 

 

  • Más periodos de sequía en verano y lluvias más intensas en otoño.
  • Concentración de las precipitaciones en episodios de unas pocas horas, con riesgo de inundaciones.
  • Incendios en alta montaña en enero: a más calor y más sequía, se incrementa el riesgo de grandes incendios.
  • Reducción o extinción de especies endémicas como la perdiz nival o el tritón pirenaico.
  • Adelanto de las migraciones de las aves (dos días por década).
  • Plagas: el cambio climático podría incrementar el riesgo de invasiones y se prevé la llegada de nuevas plagas de especies exóticas en los Pirineos.
  • La práctica desaparición de los glaciares y alteración de los ibones: más de la mitad de los glaciares pirenaicos han desaparecido en poco más de 30 años (datos de 1984 a 2016). Quedan sólo 19 glaciares activos; el resto son neveros, sin dinámica glaciar.
  • Desprendimientos: el calentamiento global puede que altere la dinámica de las zonas heladas y glaciares de los Pirineos e incida sobre su estabilidad.
  • Repercusión directa en el ciclo hidrológico y los recursos hídricos: efectos en la calidad de las aguas y su disponibilidad.

Sequías, olas de calor, junto con la exposición a las plagas pueden perjudicar la salud de los bosques.

La frontera natural entre España y Francia, el Pirineo es especialmente vulnerables a los efectos del calentamiento, que en próximas décadas se acelerarán todavía más.

 

 

 

 

Comprar en Amazon

 

 

 

 

EFECTOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO SOBRE LA NIEVE

Todos hemos oído alguna vez eso de: «cada vez nieva menos». Pues nada más lejos de la realidad, hay datos que así lo demuestran:

Hace décadas, en los Dolomitas nevaba desde noviembre hasta abril; ahora sólo desde enero hasta febrero o marzo, si hay suerte.  Suiza ha perdido unos 5200 kilómetros cuadrados de superficie cubierta de nieve. Los Pirineos podrán perder hasta la mitad de su manto de nieve hacia 2050. Reduciéndose drásticamente el periodo de nevadas y como consecuencia las reservas de agua en los embalses.

Por lo que la nieve dejará de existir.

 

UNA AMENAZA PARA EL ESQUÍ

El sector de la nieve muestra “una importante vulnerabilidad” ante el calentamiento global, especialmente porque se considera que la nieve no estará garantizada en el Pirineo por debajo de los 2.000 metros. 

Se constata la reducción de días esquiables (el inicio de la temporada se retrasa entre 5 y 55 días en las estaciones a baja cota y entre 5 y 30 días en las de cotas medias, según el informe) o el ascenso de la línea de acumulación de nieve.

 

 

 

Comprar en Amazon

 

 

Soluciones:

  • cañones de innivación, aunque también necesitan determinadas condiciones de frío y humedad.
  • desarrollo del snowfarming: consiste en apilar la nieve que queda de la temporada invernal y cubrirla con un material aislante para reaprovecharla en otoño.

El turismo de nieve “está en riesgo” y es necesario poner en marcha acciones tanto de adaptación como de mitigación:

  • Las estaciones deben diversificar sus actividades para dejar de depender de la nieve.
  • Crear una oferta amplia de actividades de montaña que retenga al visitante más días.

 

Pirineo Aragonés

Pirineo Aragonés

CONCLUSIÓN

La lucha contra el cambio climático y la adaptación a sus efectos constituye una oportunidad de abordar los desafíos que tienen ante sí la región de los Pirineos, como son la pérdida de biodiversidad o los cambios en los paisajes y ecosistemas.

 

 

Compartir

error: ¡El contenido está protegido!