El Porque De Las Intensas Olas De Frío En Europa

Oscar Ibañez:

Preocupante: El vórtice polar se está desplazando

El cambio climático ha causado graves daños en el Ártico, más que en los últimos años, pero eso no significa que el hemisferio norte experimentará un invierno suave este año.

Preocupante: El vórtice polar se está desplazando

De hecho, un estudio reciente muestra que el vórtice polar está cambiando, y que va a hacer que los inviernos en la costa este de los EE.UU. y partes de Europa duren incluso más tiempo, con temperaturas excepcionalmente frías esperadas durante marzo.

El vórtice polar es una preciosa zona de aire frío que se arremolina alrededor del Ártico durante el invierno. Cuando las partes del vórtice se separan pueden causar condiciones inusualmente frías a finales de invierno y principios de la primavera en el hemisferio norte.

Esto ocurrió a principios del 2014 – como se puede ver la imagen de satélite en la parte superior – provocando un evento extremo en el norte de Estados Unidos y Canadá.

Pero muy poca gente sabe que en realidad hay dos vórtices polares: el vórtice polar estratosférico, que se encuentra a unos 19.800 metros (65.000 pies) sobre la superficie de la Tierra; y la vórtice polar troposférico que se ubica aproximadamente entre 5.500 a 9.100 metros (18.000 a 30.000 pies) por encima de la superficie.

Por lo general, cuando los meteorólogos están hablando sobre el vórtice polar, se están refiriendo al vórtice troposférico, que es el que desgarra y se sumerge de aire frío hacia las ciudades de latitudes medias, como Nueva York.

Pero este estudio se centró en el vórtice polar estratosférico, que puede tener un efecto mayor, pero más sutil sobre el tiempo en las latitudes medias.

Después de mirar los datos de satélite en las últimas tres décadas, el equipo demostró que el vórtice polar estratosférico poco a poco se ha estado moviendo hacia el continente euroasiático, y se ha vuelto cada vez más débil en los últimos 30 años.

Esto puede sonar como algo bueno para los amantes del clima cálido, pero un vórtice polar más débil significa un vórtice que es más probable que se rompa, y esas roturas enviarían «explosiones» de invierno inusualmente tardías cargadas de aire frío hacia el resto del mundo.

Cuando el vórtice polar es fuerte, por el contrario, logra contener muy bien el aire frío en el círculo ártico donde tradicionalmente se debería encontrar en esa época del año.

El debilitamiento del vórtice polar no es necesariamente nuevo – es algo que varios estudios han demostrado en los últimos años. Pero este estudio también muestra que el vórtice se está alejando de América del Norte y hacia Europa y Asia durante febrero de cada año – y que podría causar que la costa este de los EE.UU. sea aún más fría.

El estudio también encontró que este cambio del vórtice está «estrechamente relacionado» con una disminución de cobertura de hielo marino en el Ártico – sobre todo en los mares de Barents-Kara – y el aumento de la capa de nieve sobre el continente euroasiático.

Pero ese vínculo es todavía un poco tenue. El principal problema aquí es que los investigadores han encontrado una correlación, pero nadie ha sido capaz de mostrar exactamente cómo el derretimiento del hielo en el mar Ártico está causando que el vórtice polar se desplace.

«Pienso que el documento ha presentado pruebas suficientes para apoyar sus conclusiones, pero, obviamente, un documento no va a resolver un problema», dijo James Screen, un científico del clima en la Universidad de Exeter, en el Reino Unido, que no participó en el estudio, declarando para el Washington Post.

El equipo admite que no tienen todas las respuestas por el momento, pero que la relación existente entre el vórtice polar y la pérdida de hielo del Ártico hace que valga la pena seguir investigando.

«El cambio potencial del vórtice causará la pérdida de hielo marino persistente en el futuro, y su impacto climático asociado, merece atención para restringir mejor los cambios climáticos en el futuro», concluyen.

Por desgracia, los investigadores tendrán muchas oportunidades para explorar este enlace este invierno, con la temperatura alrededor del Polo Norte de 36 grados Fahrenheit (20 grados centígrados) más caliente de lo que debería ser en este momento, y las capas de hielo que difícilmente logran congelarse.

Un súbito ascenso de la temperatura en el Polo Norte, origen de la ola de frío en Europa.

Emma es el nombre dado por la Aemet a la borrasca que está dejando en la mitad norte española una ola de frío polar y nieve. Pero, ¿dónde tiene su origen esta brutal bajada de las temperaturas que está dejando hasta -17º en algunos puntos de los Pirineos catalanes? En realidad estamos ante una lucha de titanes atmosféricos sobre la geografía española que enfrenta a una masa de aire polar continental, fría y seca, con otra de aire atlántico, proveniente del suroeste y mucho más cálida.

El origen del nombre Emma es germánico y contiene los conceptos de “inmensa” y “poderosa” que, todo indica, está dispuesta a demostrar una borrasca cuyos efectos se espera duren hasta comienzos de la próxima semana con notables bajadas de temperaturas y abundantes precipitaciones.

Según informa eltiempo.es, Emma tiene su origen “en el vórtice polar que está afectando a toda Europa. El vórtice polar es un ciclón persistente a gran escala situado cerca de las zonas polares terrestres, y se ubican en la media y alta troposfera y la estratosfera. El problema es que la perturbación o rotura del vórtice es algo que está ocurriendo con mayor frecuencia durante los últimos treinta años”.

Un reciente estudio señala que los vientos que habitualmente contienen al vórtice polar en sus latitudes, entorno al polo norte, se han debilitado y esa pérdida de intensidad permite que el aire frío del vórtice descienda hacia el sur afectando a Europa, Rusia llegando incluso al Mediterráneo. Como es el caso del frío extremo de esta semana.

“En invierno, el aire ártico normalmente está ‘bloqueado’ por fuertes vientos circumpolares de varias decenas de kilómetros de altura en la atmósfera, conocidos como vórtices polares estratosféricos, de modo que el aire frío está confinado cerca del polo. Sin embargo hemos observado que existe un cambio que ha debilitado esos vientos y permite que el aire gélido salga del Ártico y amenace a Rusia y Europa con extremos fríos”, señala Marlene Kretschmer, investigadora del Instituto para la Investigación del Impacto Climático de Postdam, en Alemania, informa eltiempo.es

De hecho, el frío que azota estos días el oeste de Europa no tiene su origen en el polo, por lo que no se trata de una ola de frío polar. De hecho, es todo lo contrario pues el origen está en el calentamiento súbito de la temperatura en el polo, según explica José María Sánchez-Laulhé Ollero, director del Centro Meteorológico Territorial de Málaga, en el blog de Aemet. “Sobre el día 10 de febrero se produjo un “gran calentamiento repentino de la estratosfera” [major Stratospheric Sudden Warminng (major SSW)]: La temperatura en la estratosfera del polo norte subió extraordinariamente en unos días (más de 50ºC a 30 hPa) y los vientos medios zonales se volvieron del Este hasta 50º N”.

Un SSW es un fenómeno caracterizado por un rápido incremento en la temperatura, de más de 25ºC en menos de una semana, en la estratosfera del invierno boreal, (hasta más de 80ºC en algunos casos).

Tras un gran SSW, como es el caso del actual, es frecuente que, debido a la creación de un anticiclón de bloqueo sobre el Atlántico a latitudes altas, la Oscilación del Atlántico Norte (NAO) entre en una fase negativa, lo que tiene una gran importancia para la península Ibérica.

“La NAO consiste en un dipolo norte-sur de anomalías, con un centro localizado sobre Groenlandia o Islandia y el otro de signo opuesto situado en las latitudes centrales del Atlántico Norte, próximo a las Azores. La fase negativa de la NAO conlleva presiones por encima de lo normal en latitudes altas y presiones por debajo de lo normal en el Atlántico norte central y el oeste de Europa. En la fase negativa la corriente en chorro de niveles altos y la senda de las tempestades del Atlántico norte se desplazan hacia latitudes más bajas, dando como resultado precipitaciones por encima de lo normal en el sur de Europa”, que es precisamente lo que está ocurriendo en estos días en todos los países de Europa occidental.

En contra de lo que pueda parecer por el calentamiento global, los inviernos recientes tanto en el noreste de EE.UU, en Europa y especialmente en Rusia han sido especialmente fríos en las últimas décadas. Por contra, el Ártico ha aumentado notablemente su temperatura y, según los expertos, estas consecuencias aparentemente paradójicas tienen una marcada relación.

Los expertos explican que si el hielo marino al norte de Escandinavia y Rusia se derrite, el océano libera más calor a la atmósfera y esto puede afectar hasta unos 30 kilómetros de altura en la estratosfera perturbando el vórtice polar potenciando las heladas en latitudes medias.

 

#El Porque De Las Intensas Olas De Frío En Europa# Clic para tuitear

 

Videos Ilustrativos:

Oscar Ibañez

Muy buenas a tod@as!! Mi nombre es Oscar y lo que pretendo desde este pequeño rincón, es concienciar a la gente para tener un mundo mejor. Muchas gracias a tod@s por seguirme en mi pequeño rincón de Internet. Y recordad: hay que tener un poco de conciencia ecológica!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  •  INFORMACIÓN BÁSICA DE PROTECCIÓN DE DATOS:

 

 

 

 

 

 

 

Pincha en el siguiente enlace para:

Suscribirte a nuestra lista de correo!!!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: