Tenemos que dejar de alimentar la emergencia climática (hay que reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que provocan el calentamiento del océano), para que no vaya a más, antes de que sea tarde. Por eso es fundamental acelerar la transición energética y ecológica para llegar a cero emisiones en 2040 en todos los países europeos, sin dejar a nadie atrás.