Relación Entre El Consumismo Y El Cambio Climático

Oscar Ibáñez:

 

Un Consumo Responsable

 

El consumo responsable, es una tarea que todos y cada uno de nosotros deberíamos practicar. Es importante y debemos de ser conscientes de lo consumimos de porque lo consumimos y de la necesidad que tenemos de consumirlo. Los fabricantes tienen el deber de informarnos en las etiquetas de sus productos del impacto medioambiental que estos generan.

Es muy importante para el medio ambiente que los consumidores tengamos la información de saber qué contienen, de dónde vienen y a dónde van las cosas que consumimos.

 

Ser consumidor responsable significa interesarte tan sólo un poco más por las cosas que usas y desechas. ESPECIAL

 

Las grandes industrias fabrican y producen para que sus artículos tengan cada vez menos vida útil, para que nosotros los consumidores tengamos la necesidad de volver a comprar y desechar los productos. Con las dos  consecuencias siguientes:

  • Deshacernos de esos objetos que ya no sirven generando más desperdicios lo que conlleva un impacto medioambiental cada vez mayor.
  • Que consumamos cada vez más y nos gastemos más dinero en sus productos.

Por ello, la culpa de este problema no es solo de los consumidores y el consumo responsable sino gran parte es de las grandes industrias.

Consumo Responsable de La Energía Eléctrica

 

Tengo más potencia de la que necesito

  • La potencia es la cantidad de electricidad máxima que podemos llegar a consumir a la vez en nuestra vivienda. Generalmente nunca ponemos todos los aparatos a la vez.
  •  La potencia instalada depende del usuario, si solicitas bajarla tienes derecho a ello.
  • El coste por bajar la potencia es de 11 euros.

Ahorro en iluminación y electrodomésticos

  • Apague las luces al salir de las habitaciones.
  • Sustituya las bombillas “normales” por otras de bajo consumo.
  • Utilice el modo de espera de los aparatos eléctricos lo menos posible (televisión, ordenador, equipo de audio). Apague los aparatos eléctricos cuando no estén en uso. También es más seguro.
  • Compre electrodomésticos con Etiqueta energética A”.
  • Utilice una toma de corriente con interruptor on / off, por ejemplo para los adaptadores. Apáguelo después de su uso.

Ahorro en el lavado

  • Para el lavado llene la lavadora y emplee programas económicos.
  • Lave en frío o a baja temperatura, el 90% de la electricidad que se consume es para calentar el agua. Utilice preferentemente los ciclos de lavado a 30º o 40º, estas temperaturas limpian la ropa de forma eficaz.
  • La secadora consume mucha energía; limite su uso a situaciones de necesidad. Tienda la ropa para que se seque con el aire y el sol.
  • Si utiliza lavaplatos, no lo ponga en marcha hasta que se llene completamente. Pero atención: lavar a mano con agua caliente puede resultar hasta 60% más caro que hacerlo con un lavaplatos moderno a plena carga. Si se lava a mano, se ha de mantener el grifo cerrado mientras se quitan los restos y enjuagarlos rápidamente.
  • Tome duchas más cortas y use un cabezal de ducha de flujo reducido para ahorrar agua.

Ahorre en sus gastos de aire acondicionado y calefacción

  • Para que el sistema de calefacción o aire acondicionado sea más eficiente, aísle su vivienda; tape las grietas en techos, paredes y suelo (en ese orden).
  • Instale un termostato en la calefacción y regúlelo para una temperatura de no más de 20º C en invierno y entre 24 y 26 en verano; por cada grado adicional gastará aproximadamente un 5% más de energía.
  • Baje la calefacción una hora antes de ir a la cama.
  • Cierre los radiadores que no precise y apague completamente la calefacción si su casa va a estar desocupada.
  • El lugar más adecuado para situar el aire acondicionado es la parte sombreada de la casa. En días calurosos encienda el equipo antes de que su casa se caliente y mantenga las ventanas cerradas.

 

[bctt tweet=”#Relación Entre El Consumismo Y El Cambio Climático” username=”Oscarcambioclim”]

 

Consejos En general De Un Consumo Responsable

  1. No cocines de más: terminarás almacenando los alimentos en la nevera donde los olvidarás hasta que se pudran.
  2. Almacena las frutas y verduras por separado: las frutas liberan etileno, lo que hace que las verduras se descompongan más fácilmente.
  3. Guarda la carne y el pescado en la zona más fría de tu nevera (la que está más cerca del congelador) o congélala si no la vas a consumir pronto. Planifica tus comidas, de manera que puedas evitar comprar de más. Si tienes sobras, aprovéchalas como parte de la receta de tu siguiente comida, haz batidos o cremas con las frutas y verduras demasiado maduras.
  4. Ponte al día con las conservas: un ceviche te puede salvar el pescado que no te apetece comer esta noche, el aceite evitará que el queso que acabas de empezar se ponga rancio o una mermelada de tomate te ayudará con ese kilo que has comprado de más.
  5. No introduzcas alimentos calientes en la nevera, porque estás haciendo que tenga que trabajar más para enfriarlos.
  6. Instala burletes en la puerta de entrada y en los marcos de las ventanas: las rendijas que quedan en la parte inferior de las puertas o alrededor de las ventanas son lugares por donde normalmente se escapa el calor de la casa.
  7. Prueba otros medios para calentar tu hogar de forma alternativa, como esta calefacción hecha con macetas y velas.
  8. Utiliza luces de ambiente, como lámparas pequeñas, cuando estés viendo la tele o leyendo. En esos momentos no necesitas tener todo el salón iluminado.
  9. En las habitaciones aprovecha al máximo la luz del día: abre las persianas durante el día. Así mientras estás trabajando tu casa se calentará de forma natural. Bájalas al atardecer para conservar el calor recogido.
  10. Intenta no obstruir la salida de calor de los radiadores con objetos como muebles o tendiendo la ropa en ellos. Haces que el calor no se reparta bien por la casa y necesites más tiempo para calentarla.
  11. Si tienes habitaciones en casa que no utilizas habitualmente puedes cerrar la calefacción en ellas, si las tiene adecuadamente aisladas, y así evitar gastar energía para calentar estancias innecesariamente.
  12. Utiliza alfombras en invierno, te ayudarán a aislar la casa del frío. También si vistes las paredes con cuadros o tapices.
  13. Desconecta los aparatos que no utilices: Si no los desenchufamos del todo, siguen consumiendo energía aunque no los estemos utilizando.
  14. Puedes también utilizar eliminadores de standby, que son regletas que hacen que los aparatos se apaguen directamente y no se queden encendidos sin funcionar. Puedes ahorrar hasta un 10% en tu factura de electricidad.
  15. Regula la temperatura de tu caldera de agua caliente.
  16. Vigila los grifos mal cerrados.
  17. Reduce la capacidad de tu cisterna, introduciendo una botella de plástico en ella. Sobre todo si es antigua y no dispone de limitador de descarga. Ahorrarás tanta agua como el volumen de la botella que introduzcas. Es decir, si tu cisterna tiene aproximadamente una capacidad de 6 litros y metes en ella una botella de 2 litros, estarás ahorrando esta cantidad de agua cada vez que tiras de la cadena.

 

[bctt tweet=”#Relación Entre El Consumismo Y El Cambio Climático” username=”Oscarcambioclim”]

 

 

Compartir

Oscar Ibañez

Muy buenas a [email protected]!! Mi nombre es Oscar y lo que pretendo desde este pequeño rincón, es concienciar a la gente para tener un mundo mejor. Muchas gracias a [email protected] por seguirme en mi pequeño rincón de Internet. Y recordad: hay que tener un poco de conciencia ecológica!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  •  INFORMACIÓN BÁSICA DE PROTECCIÓN DE DATOS:

 

 

 

 

 

 

 

Pincha en el siguiente enlace para:

Suscribirte a nuestra lista de correo!!!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.